Lo que escucho y lo que veo

Con el nuevo diseño del blog incorporé dos aplicaciones web 2.0, Last.fm y Flickr.

Flickr es un servicio de alojamiento y distribución de imágenes que son categorizadas por los usuarios. En este caso, lo que hice fue incluir en la barra derecha del blog mis imágenes. A medida que actualice mi flickr, las nuevas imágenes irán apareciendo en esa sección del blog.

Last.fm es un sistema social de catalogación y reproducción de música, donde los usuarios podemos armar nuestros propios chats y compartirlos. Eso, precisamente, compartirlos, es lo que también hago desde hoy en la barra derecha del blog. Allí podrán accceder en tiempo real lo que estoy escuchando.

Lavada de cara

Este fin de semana le hicimos una lavada de cara al blog. Cambiamos la foto (tomada en Niceto Vega y Uriarte) y renovamos el color de la bitácora.
Aunque no fue un gran cambio, la idea era reorganizar la disposición de los contenidos.

Espero que les guste.

La ciudad como maqueta

La BBC entrevistó a Jason Hawkes, fotógrafo británico reconocido por sus imágenes aéreas.

Yo no considero mi trabajo como arte, tal vez me siento más como un artesano que como un artista...”

“Me asombró muchísimo ver los variados diseños que encuentras en el paisaje. Se parecen mucho a las líneas que uno tiene en la palma de la mano por ejemplo o a un trozo de madera cuando lo miras de cerca”

Entrevista completa

La importancia del retrato


Ayer hablábamos de la fuerte presencia de las imágenes en el barroco hispánico. Recordé que hace un mes atrás fui al Palais de Glace a ver la muestra de Fotoperiodismo donde exibían 320 imágenes tomadas entre los años 2004 y 2005, y que iban desde Cromagnon, pasando por el boxeo, hasta fotografías del mundo del espectáculo.

De todas, la que mas me impactó fue una de Jorge Sanz de Bolivia con fecha 16 de junio de 2005. En ella, los empleados del Palacio de La Paz están retirando un cuadro del Mariscal de Santa Cruz, quien fuera presidente de este mismo país entre 1829 y 1839.

No tenemos demasiados datos sobre el motivo del retiro del cuadro. Sólo podemos decir que el 2005 fue bastante crítico para Bolivia, de fuerte crisis política a raíz del problema de gas. Y lo que sabemos también es que el presidente Carlos Mesa, quien había colocado en el palacio del gobierno el retrato del Mariscal pintado por Gastón Ugarte, renuncia el 6 de junio de ese mismo año. Con lo cual suponemos que su sucesor, Eduardo Rodríguez Veltzé, fue probablemente quien mandó a retirar el retrato. Pero es sólo una suposición de lo más infundada.

Paralamente recordé la imagen que recorrió el mundo, de Bendini subido a la escalerita descolgando los cuadros de Videla y Bignone del Colegio Militar, acción que se encuadra dentro de una política del gobierno kirchnerista a favor de los derechos humanos.

Si bien, las dos imágenes referenciadas tienen conotaciones diferentes. Una la de un líder revolucionario del siglo XIX que participó en las luchas independentistas del Alto Perú. Y los otros dos, son personajes nefastos de la historia argentina, responsables de la desaparición y asesinato de miles de personas en los años 70.

De cualquier manera, lo que me interesa destacar es la importancia que tienen las imágenes para el poder político.

Los retratos fueron un recurso muy utilizado en el período barroco por la monarquía española, en tanto aseguraban la presencia del poder político, de la jerarquía, y también aseguraban su presencia en el futuro, como una forma de inmortalizarse, de dejar sus huellas en la historia.

Esta práctica se llevó a cabo durante mucho tiempo, en pinturas al óleo y luego en fotografías. Con lo cual quitar esos retratos vienen a significar una “limpieza”, una “lavada de cara” a la política, quitándole legitimidad a figuras que tuvieron una fuerte presencia en la historia de los respectivos países.

La convivencia con la imagen en el barroco hispánico

Hay un texto breve, pero jugoso de Javier Portús Perez que se llama La convivencia con la imagen en el barroco hispánico. Aunque lo reseñé hace bastante tiempo, sus ideas todavía resuenan en mi cabeza. Y es por eso que quiero aquí exponer algunas de ellas.

Allí el autor plantea que durante el barroco se amplió la casuística de las imágenes, tanto en lo relacionado a su producción (variación en la composición de los retratos y mayor autonomía de la naturaleza y el paisaje), como su recepción (un público más amplio tenía posiblidad de intervenir en el desarrollo artístico).

El carácter abierto de las imágenes en el Barroco es una de las ideas sobre las cuale spivotea el texto. Las mismas tienen -según el autor- valores plásticos y narrativos susceptibles de ser percibidos e interpretados de forma diferentes, de acuerdo con la cultura, la experiencia o la expectativa del público (esto ocurría por ejemplo en el teatro). Con lo cual la tarea del historiador se dificulta aún más si quiere encontrar un significado unívoco a las cosas.

La cada vez más fluida convivencia con las imágenes y la extensión de la afición por la pintura entre capas más amplias de la población hizo que en el Barroco se intensificara la dialéctica entre conceptos contrapuestos relacionados con la percepción.

Se distinguía cada vez más en el siglo XVII entre el juicio (que era científico y objetivo) y gusto (que era subjetivo), o entre ver y mirar, relacionando esta última con la capacidad para apreciar en todas sus posibilidades las obras de arte.

El autor nos muestra una serie de ejemplos de imágenes relacionadas con la corte española que nos muestran distintas formas de diálogo entre pintura, pintores y sociedad en el Siglo de Oro español.

Muchos de los significados y connotaciones originales de las imágenes del pasado se pierden o enmascaran y dificultan al historiador del arte identificarlas. Pero la literatura del Siglo de Oro, al hacer alusión a las obras de artes, permiten un mayor acercamiento a las mismas.

El carácter abierto de las imágenes

Tenemos, por ejemplo El Retrato ecuestre de Felipe IV de Rubens , retrato del más famoso de los monarcas españoles.

Hay poemas de Lope de Vega, Lopez de Zárate fueron dedicados a la obra y un comentario de Juan de Piña que sirve para reconstruir las expectativas que el público de la época se formaba ante ese tipo de retratos de carácter político y alegórico,y las respuestas que se producían.

“Recursos estilísticos, tradición histórica y personalidad artística son elementos que habría que tener en cuenta a la hora de enfrentarse a una obra de arte“, afirma Portús Perez.

Más allá de los acentos de cada escritor en el análisis de la obra, hay un marco significativo predominante y es que el cuadro representa a Felipe IV como héroe católico triunfante que con la ayuda de la justicia divina y la Fe vence la herejía.

Continue Reading →

Triple Agente (Francia-2004)


La semana pasada fui a ver Triple Agente al Cosmos, una película de Eric Rohmer situada en los años 30, en la vida de Fiodor, un joven general del ejército zarista, refugiado en París y su esposa griega Arsinoé, una artista centrada en su pintura.

En medio del caos generalizado de la guerra civil española, la unión soviética y el nacional socialismo, ella entabla amistad con sus vecinos comunistas, mientras él lleva a cabo misiones secretas que confunden a los que le rodean.

Aunque fiodor no intenta ocultar que es espía, encubre para quienes trabaja. Sus jefes ¿son los rusos blancos anticomunistas, los soviéticos, o los nazis?

Y lo único que puede llegar a saberse más allá del misterio, es que a pesar de que ama a su esposa, estará dispuesto a sacrificarla con tal de escapar de un complot.

Lo que más me gustó de esta historia es que al estar anclada en 1936, en la oleada de huelgas que azotaban a Francia, el protagonista en sus diálogos con gente del entorno, dejar entrever las distintas posiciones políticas del momento que debatían si el suyo eran tiempos revolucionarios o si la revolución todavía no estaba a la orden del día. En este debate se enfrentaban los troskistas por un lado, y el Frente Popular por el otro, encabezado por León Blum, que juntaba a comunistas, socialistas y a un sector la burguesía francesa.

La política aparece hasta en las situaciones que se habla de pintura. Cuando Fiodor comenta a los vecinos comunistas el estilo de los cuadros de su esposa, sus retratos de la vida cotidiana, considerandolos más adecuado a los cánones estéticos del socialismo ruso, que a los parámetros del arte francés.

La tragedia: un placer inexplicable

Aristóteles abre el capítulo VI de Poética con la siguiente definición de lo que es la tradegia:

“…es la imitación de una acción esforzada y completa, de cierta amplitud en un lenguaje sazonado, separada cada una de las especies en las distintas partes, actuando los personajes no mediante relato, y que mediante compasión y temor lleva a cabo la purgación de tales afecciones”.

Para que una tragedia sea considera como tal, debe contener distintos ingredientes. La mímesis de las acciones de hombres nobles (cuyo objeto la distingue de la comedia) debe ser representada en forma completa, dar cuenta de un desarrollo, contener las peripecias y desenlace de cualquier obra trágica; tener además una amplitud determinada, y trasmitirse en un lenguaje sazonado, mediante versos con eufonía, música y ritmo.

Dentro de la estructura de la obra debe diferenciarse la composición de los pasajes de diálogo y aquellos cantados. Y en cuanto a los personajes, deben tener un perfil o un carácter bien definido en tanto será la forma que acompañe a las acciones representadas.

Pero más allá de los elementos necesarios para la puesta en escena, hay otra característica fundamental en toda obra trágica, del cual todos los demás dependen y que viene a ser el “alma” de la obra, el mythos o fábula. Éste, corresponde a la configuración y composición de los hechos, a través del cual la obra despierta en el público compasión y temor.

En síntesis, Aristóteles enumera seis elementos constitutivos de cualquier obra trágica divididos a partir del “objeto”, “modo” y “medios” de la imitación. Ellos son: fábula (mythos), caracteres (ethe), pensamiento (dianoia), espectáculo, elocución y melopeia. De todos, el mythos es el más importante, en cuanto que de él depende la finalidad de la tragedia.

Continue Reading →