El mundo como fotocopia

Lo acabo de ver en el blog de Julián Gallo. Es un cortometraje del austríaco Virgil Wildrich, Copy Shop (2001), que ha recibido varios premios y nominaciones. Otro ejemplo dentro del cine (al igual que The Truman Show y The Matrix) que puede funcionar como recurso didáctico para los docentes de Filosofía, a la hora de explicar la alegoría de la caverna de Platón. Es la historia de un hombre, un fotocopista, cuya existencia en el mundo se convierte en una gran copia.

Arte y entornos virtuales

Terminó el seminario El factor humano en las ciberculturas que comenzó el martes pasado en Espacio de Fundación Telefónica.

Ayer estuve charlando con una de las conferencistas del evento, Ileana Hernández García, quien, desde el Departamento de Estética de la Universidad Javeriana de Bogotá Colombia, viene trabajando con una mirada renovadora de la estética contemporánea, en el cruce de la ciencia, el arte y la tecnología .

Detrás de esta idea de convergencia de la estética y la ciencia, rastrea distintos proyectos artísticos recientes que usan la tecnología para construir entornos virtuales, y que están involucrando en sus experimentaciones, cuestiones que tienen que ver con la física einsteniana, la teoría del caos de Lorenz, la teoría fractal, la mecánica cuántica de Heisenberg. Esto aparece desarrollado en su libro, Mundos virtuales habitados: Espacios Electrónicos Interactivos, que muy gentilmente me regaló la autora, y que ya comencé a leer con gusto.

Una de las razones por las cuales ella encuentra posible la convergencia entre ciencia y arte, y que me pareció acertado, es que en un momento donde “lo real” se cae, donde ambos campos, el artístico y el científico, no trabajan más sobre una idea de realidad representada como un todo preexistente, sino que crean y experimentan con otras realidades, con otros mundos posibles.

En cuanto a O_PERA, las instalaciones que se exhiben en el Espacio, y que forman parte del proyecto de las artistas brasileñas, Daniela Kutschat y Rejane Cantoni, es uno de los casos que ejemplifican claramente su línea de investigación. Ayer dió una conferencia, donde analizó la obra, y de qué manera están en ellas implicadas la teoría einsteniana y la teoría del caos. Hizo una recorrida muy trabajada por las distintas instancias del proyecto, teniendo en cuenta que se extiende en el tiempo, que una narrativa que va de la primera a la cuarta dimensión.

Una presentación de lujo, que renueva la mirada sobre del arte y las tecnologías.

OP_ERA es una herramienta de experimentación multisensorial pero también intenta indagar conceptos abstractos como el de espacio y tiempo.

Lo humano en la cibercultura

El martes comencé un seminario de tres días, en Espacio Fundación Telefónica, con varios invitados de lujo a cada una de las conferencias.

Abrió el ciclo Margarita Schultz, doctora en Filosofía de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, quien presentó su último libro El factor humano en las ciberculturas, cuyo título dió nombre al ciclo.

Básicamente su planteo aborda el problema del hombre y la máquina, y qué cosas se ponen en cuestionamiento cuando aparecen las nuevas tecnologías. Los límites de lo humano, la creatividad artística, la autonomía de los comportamientos humanos, son algunos de los temas que según ella emergen a partir del desarrollo tecnológico.

Propone salir finalmente de la dicotomía que Eco planteaba en los años 80 de apocalípticos e integrados. Por el contrario, cree en la posibilidad de una integración crítica, es decir, una forma de apropiarse críticamente del sistema.

Analiza puntualmente los desarrollos de la robótica, y en cómo la presencia del factor androide vienen a renovar el sentido de lo humano. Sobretodo teniendo en cuenta que la inteligencia artificial está buscando lograr en los robots funciones empáticas.

Trajo el ejemplo del trabajo de Hiroshi Ishiguro, desarrollada en la Universidad de Osaka en el 2005, Repliee Q1, una androide mujer que adopta los movimientos, la forma de hablar, los gestos, la respiración, la apariencia a una mujer de carne y hueso.

Continue Reading →

Alma matinal: 2 años!

El 10 de Octubre pasado, alma matinal cumplió 2 años.

El primer post fue en honor al viejo y querido José Carlos Mariátegui, aquel a quién le dediqué más de un artículo, y después me fui por las ramas, hacia el arte digital, artivismo, nuevas tecnologías, redes sociales y demás.

De cualquier manera hay algo del espíritu mariateguiano de sus ideas que siguen dando vueltas en este espacio. Creo que tiene que ver con las maneras de asumir las contradicciones de una época. Su pensamiento adopta características modernas y posmoderna a la vez. No es correcto tildarlo de heterodoxo ni ortodoxo, porque de lo que se trata es de dejar de pensarlo en términos dualísticos, porque si no siempre quedará afuera de la historia.

Mariátegui es el ejemplo de alguien que en los inicios del siglo XX, fascinado por las corrientes estéticas y políticas de vanguardia, tiene la capacidad de abrir su pensamiento hacia otras concepciones de la historia, de cultura, de la política, del arte, de la revolución. Y esto era novedoso, no para la Europa de los años 20, sino para el Perú y el contexto latinoamericano en los albores del siglo XX.

En definitiva, lo pastiche de su pensamiento, es lo que me sigue atrayendo, aunque esté escribiendo permanentemente sobre otros temas en el blog.

Feliz cumpleaños y salud!

…………………………………………..

La Rumania de Ceausescu

Vengo de ver Cómo celebré el fin del mundo, una película del director rumano Catalin Mitulescu que trabaja con dos productores de lujo detrás como Wim Wenders y Martin Scorsese.

Son los últimos meses antes de la caída de Nicolae Ceausescu en 1989, vista desde la historia de Eva, una joven inconforme con la represión social que vive su país, con un modelo educativo que cree injusto, y que quiere viajar por el mundo. La relación con su hermano es muy estrecha. Y será ese niño, terrible y dulce el protagonista también de esta historia.

Políticamente hablando la película me parece pobre, previsible, pero tiene una puesta en escena que es fantástica, y es suficiente para mirarla.

Aquí les dejo un adelanto