La universidad de Anya Kamenetz

No existe otra opción para la educación superior de acuerdo a lo que propone Anya Kamenetz en DIY U, o se reinventa o perece.

Las reglas del juego han cambiado para las monolíticas instituciones universitarias, y esta vez parecen que con viento en contra. En Estados Unidos han dejado de ser el centro cultural y económico que eran en otra época. Las matrí­culas son cada vez más altas y cada vez son menos los matriculados.

Higher education is not just an industry…

Los servicios que las prestigiosas instituciones pueden ofrecer, esto es, contenido, competencias, socialibilidad y acreditación también se pueden encontrar a través de la web y las tecnologí­as aliadas, sentencia Kamenetz. Estas han alterado no sólo la forma en que consumimos la información sino el modo en que interactuamos. La idea fuerza del libro es que la universidad necesita recuperar sus raíces y volver a pensarse como comunidad. La clave, según la autora, está en aprovechar las instituciones para la implementación de experiencias de open education, compartir con la comunidad contenidos, planes de estudios o clases, entre otras instancias, como lo hace el MIT con su Opencourseware desde el 2001.

Anya Kamenetz publicó este libro hace sólo un par de meses, mientras Google aumenta exponencialmente sus resultados de las búsquedas sobre término edupunk. No esperen encontrar en este libro a una militante, como pareciera indicar la tapa de la obra, sino el resultado de una investigación periodí­stica sobre open education en el nivel superior. Incluso ya se ganó objeciones del precursor de la ética punk “Do it yourself” Stephen Downes, por no liberar el libro en la web y sí­ venderlo en los circuitos editoriales tradicionales o amazon.com, de donde lo obtuve.

Más allá de los egos, los propósitos y el eje de la publicación -que está más centrada en la historia, la sociología y la economía de la educación superior en los Estados Unidos-, el edupunk plantea romper con las prácticas de enseñanza y aprendizaje basándose en la actitud del “hágalo usted mismo”. Propone, también, una arquitectura de la educación basada en la participación, autoorganización y colaboración centrada en el estudiante.

Más allá de que estoy de acuerdo con el planteo edupunk, en términos generales del movimiento en ciernes, los proyectos académicos derivados trabajan en un registro cuestionable. Si bien proponen la construcción de una comunidad el aprendizaje autogestionada conforme a la dinámica de la cultura digital, continúan buscando el valor o legitimidad de esa clase de propuestas en un marco institucional que lo justifique, pero que en la raíz de su planteo ya lo diagnostican como obsoleto.

Vale la pena leer el libro de Anya Kamenetz. Aporta información relevante, contexto y experiencias para promover cambios en la educación que, edupunks o no, son parte de las cosas que tenemos que discutir quienes estamos trabajando en este campo.

M-Novels on South Africa

Kontax m4lit (Mobile for literacy) es el proyecto de alfabetización de Steve Vosloo orientado a jóvenes, que consiste en una novela interactiva bilingüe (en inglés y xhosa) escrita con teléfonos móviles, para mejorar sus competencias de lectura y escritura.
+ info en Ignatia Webs.

Alfabetización en medios digitales: claves para la integración curricular

Les recomiendo que lean los dos últimos posts de Henry Jenkins Parte I y Parte II donde entrevista a Jessica Parker y sus colaboradores Maryanne Berry, Phil Halpern y Erin B. Reilly de Fundación Mac Arthur, que acaban de publicar el libro Teaching Tech-Savvy Kids. Bringing Digital Media Into the Classroom, Grades 5-12 (el sitio de la comunidad), un trabajo que ofrece a los docentes de aula nuevos modos de integración de los medios digitales a las prácticas pedagógicas.

Un extracto de una declaración de Parker en relación al valor de la Wikipedia para el aprendizaje en la escuela:

A first step is for our educational community to view Wikipedia as a collaborative learning environment. At first glance Wikipedia is perceived as simply an online encyclopedia–it’s a product. Our community should look beyond the surface and focus on Wikipedia as a venue for contributing, editing and the sharing of one’s expertise. For me, educators can learn a lot by creating low-risk environments in which making mistakes and struggling to come to an answer are the norm. Although someone can delete my additions to a Wikipedia entry, I can engage in a conversation around why this happened. I am part of a larger discussion around the creation and sharing of knowledge rather than being told I am incorrect and here is the right answer. Engaging a student can depend on whether or not she believes her input matters. Yet an engaged student must also be open to negotiation, revision, and change as these are inherent to the learning process. I learn from my mistakes just as I learn from my accomplishments.

I also think that Wikipedia should not be banned in schools (although there are issues of determining the appropriateness of content). I think it is an excellent starting point for research–as long as both teachers and students understand its strengths and weaknesses. And this means that all teachers need to teach what it means to research something in their disciplines. The act of researching is an act of accessing, analyzing, evaluating, and assessing information as well as its source. These skills are vital to our digital media age and get at the heart of bias, perspective, objectivity/subjectivity.

Mobile learning: microlearning (parte II)

“Los elementos mediáticos como imágenes, sonidos, formas o comportamientos son representadas como colección de muestras discretas. Estos elementos se agrupan en objetos de mayor escala, pero mantienen siempre sus identidades por separado.” [Lev Manovich]

Esta cita de Manovich corresponde a la explicación de uno de los principios que definen el lenguaje de los nuevos medios, la modularidad. Es un concepto que puede ayudarnos a explicar lo “micro” en el contexto del aprendizaje.

El microlearning o pequeñas unidades de aprendizaje se utiliza para definir la miniaturización o fragmentación del material de aprendizaje como también a las actividades realizadas en un tiempo corto. Es un concepto emergente de la ecología de la web 2.0 y las tecnologí­as móviles, utilizado en el espacio escolar para la producción de microcontenidos generados por los propios estudiantes.

El caso que cita el libro Mobile Learning es el proyecto Handy Project en Suiza realizado en el 2007 por Rolf Deubelbeiss en un colegio secundario privado orientación en deportes.

La experiencia se llevó a cabo con 60 alumnos de la institución utilizando sus teléfonos móviles para la producción del material y un weblog del proyecto -creado y administrado por el docente- para la visualización de los ejemplos propuestos por los alumnos. Cada uno eligió libremente la asignatura curricular que más le interesaba (matemática, francés, gramática, literatura, etc) como el formato digital (imágenes, sonidos, videos, texto) a través del cual producir los microcontenidos guardando coherencia los objetivos curriculares. Una ver registrados en el móvil los ejemplos en formato MMS eran enviados vía bluetooth al teléfono del docente, quien luego de revisarlos y corregir el lenguaje y ortografí­a, los enviaba ví­a USB a la computadora para subirlo en el blog del proyecto.

En el blog podemos encontrar los resultados, lo significativo son más bien las estrategias utilizadas por los alumnos en el proceso de trabajo, los diferentes modos de representación y contextos generados como sentidos que fueron tomando los materiales de aprendizaje.

Es un proyecto fácilmente implementar por los docentes, ya que no requiere costo alguno para su implementación. Pero el plus radica en ser experimencias que intentan abrir la caja negra de los métodos de enseñanza aprendizaje, para pensar en formas más abiertas y constructivistas de generación del conocimiento, centrada en los estudiantes. Estrategias que están en sintoní­a con la dinámica propia de la comunicación digital.

Mobile learning: from content to context (Parte I)

Mobile learning: from content to context (Parte I)

La alfabetización mediática del siglo XXI no pasa tanto por las habilidades técnicas que podamos desarrollar en los estudiantes sino más bien en las habilidades sociales y competencias culturales que le permitan participar en el nuevo escenario mediático.

Esta idea de Henry Jenkins vuelve con el libro Mobile Learning. Structures, Agency, Practices de Norbert Pachler, Ben Bachmair, John Cook, miembros del London Mobile Learning Group (LMLG).

La convergencia mediática y las prácticas culturales asociadas, tienen efectos trasnformadores en el aprendizaje fuera de la educación formal de las instituciones. La centralidad que tienen dispositivos móviles en la vida cotidiana, tiene que ver no sólo con su portabilidad y funcionalidad (convergencia mediática), sino que también permite producir contenidos y conectar/generar contextos. Las nuevas formas de comunicación digital, transforman también el modo en que los usuarios se relacionan con el mundo físico, con el espacio social y cultural.

En líneas generales el libro intenta centrarse en el aprendizaje en su contexto socio cultural, aprovechando la potencialidad de la tecnología móvil para conectar el aprendizaje informal con la educación formal.

Enfoque:

Untitled

El valor agregado del libro sobre mobile learning está en el marco conceptual y teórico, y sin dudas en el enfoque pedagógico del tema.

La presentación de abajo es una síntesis que hizo John Cook del capítulo 2: Mobile learning: a topography, donde retoma las distintas fases planteada por Mike Sharples del mobile learning desde mediados de los 90 hasta la actualidad: la primera enfocada en los dispositivos, luego en el aprendizaje fuera del aula, y por último centrada en la mobilidad del alumno. Cook menciona también los ejemplos que aparecen en el libro.

CONTINÚA.

La laptop XO en el aula

Sdenka Zobeida Salas Pilco es docente e ingeniera peruana, especializada en TIC para la educación. Fue estudiante de investigación en la Universidad de Kyoto en el laboratorio de Yahiko Kambayashi, donde conoció a Alan Kay, y realizó un trabajo sobre squeak-Etoys en la escuela. Desde el año 2007 trabaja en el proyecto OLPC con escuelas rurales de los Andes peruanos, con niños de las comunidades nativas Aymara y Quechua.

El año pasado publicó el libro La laptop XO en el aula con actividades para el aula pensadas para el territorio donde se inscribe su experiencia. Pueden descargar la versión en español o la versión en inglés desde googlebooks. La edición se encuentra bajo licencia Creative Commons 3.0, con la pretensión servir a los docentes como punto de partida, para ampliar y modificar las actividades en función de las características de su institución educativa o comunidad.

Vía Sugarlabs Perú.