Category archives: Cine

Cinematic Orchesta

“La tecnología siempre confiere poder a alguien. Da poder a los que la poseen, a los que la utilizan y a los que tienen acceso a ella” (Landow)


The man with the movie camera. Versión editada del documental de Dziga Vertov de 1929.

Remix a lo Arnold

Vía Ueno llego a un material exquisito del cine experimental de un vienés Martin Arnold. Toma un pedazo de cinta de clásicos del cine sobre el cual reescribe, reescribe y reescribe cada fotograma a base de repetición. Tiene más gracia en pantalla grande y sonido envolvente, pero acá va una versión de google video, Pièce touchée del 1989.

Sharunas Bartas

No conocía al cineasta lituano Sharunas Bartas. Vi en la clase de foto un documental de principios de los 90, “In the memory of a day gone by” y me pareció impresionante, una gran contribución al conociento de la cultura de estos países de la ex Unión Soviética.

Va un extracto.

El sí­ntoma Silvia Prieto

Hace poco un amigo me contó que una persona le escribió para conocerlo sólo porque portaba su mismo nombre y apellido. Pensaba qué sola tiene que estar la gente para llegar hasta esa instancia. Son como las reuniones de tapperware o Mary kay donde a nadie le interesa el bol hermético o el arqueador de pestaña sino charlar un rato para matar el tiempo. Bien a lo Silvia Prieto, donde Mirta Busnelli organiza una reunión para agazajar a las Silvia Prieto que existen en Argentina.

Aquí les dejo un video de una parte de la película de Martín Rejtman que recién hoy pude ver.

Cine “rojo”

Tres películas que vi en los últimos días.

Bucarest 12:08: me resultó muy divertida, pero rara. En un programa de TV rumano discuten quién fue el primero en gritar frente a la casa de gobierno en 1989 “Fuera Ceascescu”. Y las discusiones, con los televidentes participando, eran insólitas. Me quedó picando una frase buenísima que dijo uno de los locos invitados al programa cuando le preguntan si lo que sucedió fue o no una revolución. Responde algo así como Sí, claro, cada uno hace la revolución que puede y como puede. Trailer.

Los edukadores: Básicamente me encantó. No tanto por los ideales de estos jóvenes que querían la distribución “equitativa” de la riqueza, dar el dinero de los ricos a los pobres, un poco naif para mi gusto, sino porque desmistifican la idea que las acciones revolucionarias se llevan a cabo siempre en pos de una causa grande, y para salvar a otros. En realidad es para salvarnos a nosotros mismos. Video.

Nacido y criado. Un fiasco. Las películas de Trapero me encantaron siempre, pero esta me pareció una pavada atómica y no pude terminar de verla.

El sabor del té

mmmm….qué película más linda, qué familia más colgada, cada uno en su mundo, en su sana locura, en su magia. Me la pasé sacando fotos y filmando. Perdón la calidad de la película, pero me parece la escena más tierna.

La vida de los otros

En Buenos Aires todavía todavía siguen proyectando en el viejo cine Premier, La vida de los otros, la película alemana ganadora del Oscar a mejor película extranjera.

La ví ayer y me encantó. Sobre todo me pareció buenísima esta capacidad de poner como contrapunto al escenario del sistema comunista de la Alemania del Este y sus mecanismos perversos de vigilancia, la sensibilidad humana conectada al mundo del arte. Como dos maneras de pensar el poder, el poder del estado y el poder del arte, uno coercitivo, el otro liberador. Por ahí anda.

El mundo como fotocopia

Lo acabo de ver en el blog de Julián Gallo. Es un cortometraje del austríaco Virgil Wildrich, Copy Shop (2001), que ha recibido varios premios y nominaciones. Otro ejemplo dentro del cine (al igual que The Truman Show y The Matrix) que puede funcionar como recurso didáctico para los docentes de Filosofía, a la hora de explicar la alegoría de la caverna de Platón. Es la historia de un hombre, un fotocopista, cuya existencia en el mundo se convierte en una gran copia.

La Rumania de Ceausescu

Vengo de ver Cómo celebré el fin del mundo, una película del director rumano Catalin Mitulescu que trabaja con dos productores de lujo detrás como Wim Wenders y Martin Scorsese.

Son los últimos meses antes de la caída de Nicolae Ceausescu en 1989, vista desde la historia de Eva, una joven inconforme con la represión social que vive su país, con un modelo educativo que cree injusto, y que quiere viajar por el mundo. La relación con su hermano es muy estrecha. Y será ese niño, terrible y dulce el protagonista también de esta historia.

Políticamente hablando la película me parece pobre, previsible, pero tiene una puesta en escena que es fantástica, y es suficiente para mirarla.

Aquí les dejo un adelanto

Cortos on line

El Festival de cortos on line tiene ya 450 videos alojados de usuarios que suben películas desde sus dispositivos móviles. Los videos están disponibles en la web, y los visitantes podrán votar comentar o descargar los que más les guste. Vía.

2 días en Paris

Ayer salí para el cine a ver una película en la que actuaba uno de mis actores favoritos Daniel Auteuil, pero como no estaba en la cartelera terminé viendo otra francesa, 2 Días en Paris.

Julie Delpy es aquí “la mujer orquesta”, dirige, guiona, produce, musicaliza y actúa como protagonista junto a Adam Goldberg. Es una historia que no podes parar de reír todo el rato al mejor estilo Woody Allen. Los dos viven en New York, pero ella es francesa, y están pasando dos días en Paris en casa de sus padres. Allí él descubrirá una faceta de los franceses que los aleja del romanticismo al que comunmente se los asocia, y resultan muy divertidas las historias y costumbres familiares, las conversaciones con los amigos, los taxistas, sumado a la ironía y la acidez de Jack (Adam Goldberg) que salva la película. En realidad todos están geniales. Es altamente recomendable.

Les dejo trozo de la película, eso sí, está doblada.