El profesor como curador de contenidos

El concepto de “curaduría” proviene del campo del arte. Refiere a una práctica intelectual que realiza un especialista sobre la producción artística de uno o varios artistas.

En los museos, por lo general, el curador tiene una función clave en las exposiciones de obras.
No es el artista precisamente, sino un perfil más asociado al de un crítico, que tiene a su cargo la tarea de seleccionar un conjunto de obras, y organizarlas en un recorrido de acuerdo a uno o varios criterios.

1-mvb7WMx0w_PseSGv1zFGsw

Sin embargo, en los últimos años, la curación de contenidos tomó protagonismo con democratización del acceso a Internet que abrió la Web 2.0.

Profesionales y amateurs, jóvenes y adultos, individuos y organizaciones, tienen la posibilidad de utilizar plataformas de comunicación gratuitas para publicar contenidos, almacenar y distribuyen información con su red.

La función del curador es:

Investigar (buscar)
Filtrar (seleccionar)
Organizar (mashup)
Compartir (difundir)

Post completo en medium.com/@lorebetta

Narrar en Ciencias Sociales

Hace tres años que trabajo en la coordinación pedagógica del programa “Los Medios de Comunicación en Educación” de Fundación Noble. En este programa, tengo la oportunidad de trabajar en la capacitación permanente del equipo territorial que va a las instituciones educativas con una propuesta de taller orientada a la alfabetización mediática y digital. Ésta se centra en la formación de docentes de todas las áreas curriculares, sobre cómo planificar propuestas de clase, orientadas a la reflexión y análisis crítico de los contenidos mediáticos, como a la producción de medios de comunicación propios.
Continue Reading →

Jóvenes, medios y educación

Les dejo una entrevista que me hicieron en noviembre del año pasado para el programa Tiempos líquidos que conducen Santiago Do Rego y Valeria Weise, en Radio Cultura FM 97.9, donde conversamos sobre la función de la educación en relación al uso medios digitales que realizan los jóvenes en la actualidad. La importancia de la alfabetización mediática para promover el consumo responsable de la información y producción de contenidos.

22-11-2014 Nota a Lorena Betta, especialista en alfabetización mediática y digital. by Tiemposlíquidos on Mixcloud

El acto de leer es con otros

El argumento que sostiene que las nuevas generaciones no leen, por vivir en una época donde predomina lo visual por sobre lo textual, se suspende ante la emergencia de nuevas prácticas que se instalan en la cultura juvenil, con una retórica celebratoria del acto de leer y la experiencia compartida de “ser lector”.

GENERACIÓN BOOKTUBER

Surgen de un grupo de blogueros muy activos entre 15 y 25 años, que comparte la pasión por la literatura, y desde ahí producen videos caseros relatados en primera persona que luego publican en Youtube, con reseñas o críticas de los libros que leyeron.

La arquitectura del contenido que organiza esta red, se basa en la utilización de categorías como: “Book Houl”, “Wrap up”,”Top ten”. Bajo estos conceptos pueden revisar los libros consumidos durante el mes, o bien los acumulados durante un período determinado, y además, armar si lo desean una jerarquización personal con cada obra literaria.

Continue Reading →

Curaduría de contenidos o consumo crítico

La curaduría forma parte de una práctica intelectual que proviene del mundo del arte. En los museos, por ejemplo, el curador de una exposición tiene una función clave en la presentación de la obra. No es un artista sino alguien que decide qué recorrido hacer de toda la obra; con una función más bien intelectual sobre la producción artística.

En los últimos años, con la democratización del acceso a Internet y el crecimiento exponencial de la información en las Redes, hizo que la curaduría se convirtiera en una práctica de organización y selección, donde los usuarios tienen una participación activa en la construcción de sus propios recorridos. El content curator explora para seleccionar, agregar, filtrar, compartir y dar sentido a la información más relevante para una comunidad.

El curador organiza el caos, la “infoxicación” (intoxicación informativa), en términos de Alfons Cornella. Tenemos más información de lo que humanamente podemos procesar. Para este autor una manera de resolver este tema es “diseñar instrumentos para reducir el ruido informacional que recibimos, y aumentar la productividad del tiempo de atención de que disponemos”.
Continue Reading →

Conectar Igualdad. El diseño de la política educativa

Lo que sigue son extractos de un trabajo realizado en julio del 2012 en el contexto de un análisis de la política educativa universal orientada a la inclusión digital y mejora de la calidad educativa como es el Programa Conectar Igualdad que impulsa el gobierno argentino. El Plan se está implementando en la actualidad en todo el territorio nacional, y acaba de iniciar la tercera y última etapa.

Lo que se expone a continuación es una breve introducción al modelo 1a1, una descripción de Programa y las funciones que tienen a su cargo los organismos para la implementación en las escuelas. El texto expone el diseño de la política, y no en la implementación. En la formulación del Programa se evidencia su complejidad, por la cantidad de actores y organismos intervienientes en el proceso de implementación.

Quedará para otro momento trabajar la “otra” complejidad que supone poner en práctica el Programa que, contra cualquier pronóstico, ha dado resultados muy positivos que han transformado la actividad educativa de las escuelas y las aulas, que ha producido cambios en la vida cotidiana de los jóvenes y docentes.

I. Antecedentes del modelo pedagógico uno a uno

La creación del Programa Nacional Conectar Igualdad de incorporación de las TIC al sistema educativo bajo el modelo uno a uno, se da en simultáneo a la implementación de otras iniciativas en Latinoamérica y el mundo. Los Estados nacionales como respuesta a la brecha existente en el acceso a las tecnologías y al conocimiento, llevan adelante políticas de alfabetización digital basadas en la implementación de modelos uno a uno, y orientado a niños y jóvenes en edad escolar. A partir de estos planes, se distribuyen computadoras portátiles a cada estudiante para ser utilizadas en la escuelas y en los hogares.

Los orígenes de este modelo educativo para la universalización del acceso, se lo debemos a Nicholas Negroponte, un ingeniero del laboratorio en el MIT, que en el 2005 desarrolló una computadora de bajo costo. El proyecto se llamó OLPC (One Laptop Per Child) y el objetivo fue venderlas a los Estados Nacionales de los países más pobres del mundo, para reducir la brecha social y digital de las poblaciones más jóvenes.

Los primeros en incorporar las computadoras de Negroponte, las XO, fueron Perú (Proyecto Huascarán) y Uruguay (Plan Ceibal) en el 2007 (Argentina solo realizó un piloto ese mismo año). En adelante se sumaron otros países que implementaron el modelo uno a uno en Colombia, Chile, Brasil, Argentina. En el caso de nuestro país, varias provincias como San Luis, Río Negro, La Rioja, Ciudad de Buenos Aires lanzaron su planes provinciales de alfabetización digital. Vale mencionar que las computadoras de Negroponte en Argentina solo están en La Rioja. El resto de las provincias y el plan nacional Conectar Igualdad distribuye netbooks basadas en la tecnología de Intel.

El modelo uno a uno significa un avance respecto de las políticas de alfabetización digital implementadas con anterioridad en Argentina desde el sistema educativo, en tanto, en este caso, la computadora es una herramienta que pertenece al alumno, y no ya a la escuela.

Con anterioridad a las políticas de inclusión digital a través de los modelos 1 a 1, las tecnologías digitales se instalaron con mayor popularidad en el sistema educativo argentino a partir de la década del 90 (Dussel, I; Quevedo, L., 2010). El ingreso de computadoras a las escuelas se realizó bajo el “modelo laboratorio”. Las computadoras se montaban en gabinete de informática para el acceso de toda la institución al espacio (DINIECE, 2007). Sin embargo, su uso efectivo estaba sujeto a la demanda del docente y a proyectos pedagógicos mediante que involucraran el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación).

II. Descripción del Programa Nacional Conectar Igualdad

El 6 de abril del 2010, a través del Decreto 459/10 del Poder Ejecutivo Nacional, se crea el Programa Nacional Conectar Igualdad de la República Argentina.

El Decreto establece el inicio de una política de inclusión educativa que busca democratizar el acceso y uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación en todo el territorio nacional, para mejorar las condiciones de los aprendizajes. La igualdad en el acceso es la condición para la formación de los estudiantes y docentes en las competencias digitales adecuadas a su desarrollo personal, cívico y profesional en la Sociedad del Conocimiento.

El Plan se propone la distribución de 3 millones de netbooks, una para cada alumno y docente de las escuelas públicas de educación secundaria y educación especial; y aulas digitales móviles para alumnos y docentes de Institutos de Formación Docente. El decreto contempla, además, la formación de los profesores y la elaboración de propuestas educativas para mejorar el proceso de enseñanza aprendizaje.

El decreto se fundamenta en el artículo 14 de la Constitución Nacional, que establece el derecho a enseñar y a aprender, y en la normativa educativa sancionada en el 2006, Ley 26.206, de Educación Nacional, que promueve la equidad, inclusión y calidad educativa. La Ley establece la incorporación de las TIC en los distintos niveles, modalidades educativos y a la formación docente. Establece el acceso a la información y al conocimiento como un derecho que debe estar garantizado por el Estado (artículo 7). Y en el artículo 8 dice que “la educación brindará las oportunidades necesarias para desarrollar la formación integral de las personas a lo largo de toda la vida” (artículo 8).

Con respecto a la educación secundaria y educación especial, objeto del Programa Conectar Igualdad, la Ley de Educación mencionada, establece que las escuelas secundarias “tienen como objetivos formar sujetos responsables, capaces de utilizar el conocimiento como herramienta para comprender y transformar constructivamente su entorno social, económico, ambiental y cultural y de situarse como participantes activos en un mundo en permanente cambio.”
Continue Reading →

La escuela moderna, simultaneidad sistemática

La universalidad que alcanzó la escuela en el mundo, no es el producto de una evolución natural, sino de una construcción histórica que logró solidificarse a lo largo de la Modernidad.

Comenio sentó las bases de la pedagogía y la escuela moderna en el siglo XVII con el ideal pansófico de enseñar todo a todos. Es a través de sus obras que comienza a plantearse la pedagogía como ciencia autónoma y la idea de un único método que regule la enseñanza. Es en su más significativa obra La Didáctica Magna se encuentra un concepto clave para entender las características de las escuelas modernas, la “simultaneidad sistemática”. A través de este concepto, la pedagogía pretende uniformizar los procedimientos en cada una escuela, para que se comporten de manera idéntica. Brindar los mismos contenidos en la misma cantidad de tiempo. Esto se logró mediante el control del tiempo de la labor educativa (lo que hoy conocemos como “calendario escolar” y la creación de un curriculum unificado que permitiera dar lo mismo a todos los docentes (Gvirtz y Narodowski, 2000)

Continue Reading →

Herencias fragmentarias. Transmisiones no lineales

El concepto de “transmisión” tiene dificultades de reinstalarse en el campo de la educación, y en el interior de las instituciones educativas. Asistimos a un reconfiguración de los vínculos sociales, una distancia aparentemente insalvable entre las generaciones venideras y las que la anteceden. ¿Esto es así?

La clave es repensar cómo pensamos la “transmisión de la herencia cultural”. Si pensamos la herencia como una totalidad, un bloque sin fisuras que hay que conservar o restaurar estamos fritos. Que hay un vacío, y que ese vacío responde una ausencia de representaciones, o mejor dicho, a una ausencia de las grandes representaciones del mundo, es verdad. Que haya un vacío no significa que no haya nada, sino en todo caso, que lo que hay, son fragmentos de una totalidad perdida.

Ahora bien, el vacío también es una oportunidad. Oportunidad para construir a partir de los fragmentos. Las partes y el todo conviven. ¿Cómo se transmiten y cómo se aceptan herencias no lineales?


La transmisión como organización de la herencia

La película Good bye Lenin (2003) del director alemán Wolfgang Becker, nos proporciona claves sobre cómo pensar la transmisión como la oportunidad de recomponer la herencia a partir de los framgentos. El vínculo de amor de un hijo a su madre abre la posibilidad de re-inventar la herencia, de encontrar un sentido a su historia familiar, al ser en el mundo, en un momento en el que las instituciones atraviesan una profunda crisis.

Las reflexiones están traccionadas por diversos autores del campo de la pedagogía, el psicoanálisis y la semiótica que aportarán elementos para el análisis de la lectura de la obra cinematográfica.

Good Bye Lenin comienza en Berlín de 1989, en la República Democrática Alemana, meses antes de la caída del Muro de Berlín. Es la historia de una madre con una activa participación en el Partido Socialista Unificado, que entra en coma luego de ver a su hijo Alex en la calle manifestándose con otros jóvenes, siendo reprimido y arrestado por la policía local. Durante ocho meses la madre está dormida en el hospital, mientras afuera caía el muro, y penetraba el capitalismo occidental en la Alemania del Este. El desarrollo de la historia se tensiona cuando la madre despierta, y su delicado cuadro clínico no puede ser afectado por el impacto de ninguna noticia que represente cambios dramáticos en sus estabilidad psicológica y emocional. El fin del Estado Socialista es una ruptura que su hijo decide no puede conocer en su estado de salud.

Con el objetivo de que la madre se recupere, Alex monta una ficción que termina siendo el relato sobre su identidad. Reforma la habitación de la madre en la casa familiar, y vuelve a ambientarla tal y como estaba previo a la amnesia. Mientras afuera el mundo cambiaba a la velocidad del capitalismo, en el hogar se había creado un micromundo donde se respiraba el pasado detenido. La mentira ideada por Alex se convierte en una gran ficción a medida que se suman al montaje gente del entorno familiar y afectivo. La hermana mayor de Alex, los vecinos, amigos de Christiane Kerner sus alumnos de canto, y un amigo de Alex, compañero de trabajo que se prestó a montar una parafernalia mediática para darle sentido al relato doméstico sobre la continuidad socialista en Alemania: crean un noticiero televisivo para contarle las noticias de un régimen vigente solo para ella. Afuera gobernaba el cambio.
Continue Reading →

Explosión de la noción de autoridad. La llegada de las tecnologías digitales al aula.

La entrada de la cultura en la era digital es una de las razones que comúnmente se menciona como aquello que pone en crisis las estructuras jerárquicas de las tradicionales instituciones modernas. Situación que se complejiza con la entrada por la puerta y por la ventana de las tecnologías al aula.

La presencia de los medios digitales en el aula ya no es una utopía sino una realidad que se impone, y desde arriba. En Argentina, a través programas educativos nacionales, jurisdiccionales, municipales se están entregando computadoras personales a docentes y alumnos de distintos niveles y modalidades educativas.

Inés Dussel reflexiona en el artículo La educación en la era digital: atención y distracción en aulas conectadas, sobre los cambios producidos en la estructura jerárquica y centralizada del aula con el ingreso de las tecnologías digitales, cómo se fracturó la enseñanza basada en la simultaneidad y homogeneidad, y con ella la atención centralizada en la figura del maestro adulto.

En el artículo mencionado, analiza el quiebre que se produce con las tecnologías que se imponen “desde arriba” como parte de las políticas educativas que implementan los gobiernos, que buscan mejorar la inclusión y alfabetización digital. Pero también involucra las tecnologías que vienen “desde abajo” -por ejemplo, los celulares o cámaras de fotos, que llegan sin pedir autorización- y que están ahí como dispositivos de consumo personal . “Es difícil sostener la enseñanza frontal, simultánea y homogénea, en un contexto de tecnologías que proponen una fragmentación de la atención y recorridos más individualizados según el usuario” .

Las tecnologías del siglo XXI chocan con las formas organizativas del aula del siglo XVIII, exigiendo una redefinición del espacio y su función pedagógica. ¿Cómo sostener la estructura comunicacional del aula definida en el primer capítulo, en un contexto radicalmente distinto al modelo pedagógico que nació con la cultura del libro impreso?

La pedagogía tradicional se gestó en la cultura de la imprenta donde los métodos de enseñanza y aprendizaje respondían a la secuencialidad y linealidad que se proponía mediante el libro impreso. El conocimiento impartido en clases era limitado, ordenado y organizado como los capítulos de un libro.

En las últimas décadas ingresan a las instituciones escolares nuevas olas que buscan cambiar los tradicionales métodos pedagógicos basados en una enseñanza despersonalizada de los contenidos y el aprendizaje por repetición, por pedagogías más activas que busquen nuevas estrategias que pongan en acción a los niños jóvenes y despierten su imaginación y creatividad. Francois Dubet habla del pasaje de la pedagogía frontal a la pedagogía activa, y de la entrada de la infancia en la escuela, abandonando la categoría de “alumno”.

Desde hace décadas, en contadas instituciones educativas se implementaron experiencias pedagógicas más flexibles, cuyos docentes han buscado estrategias que intenten romper con la organización clásica del salón de clases, colocando los bancos en círculo, o agrupando los alumnos, y comenzaron a trabajar en estrategias de enseñanza más inclusivas y personalizadas en función de los “tiempos” de aprendizaje de cada niño/joven. Se trata de “pedagogías constructivas y multiculturales”, sensibles a la diversidad, en la igualdad del proceso más que en los resultados (como planteaba la pedagogía normalizadora o positivista).

Estos cambios en los enfoques pedagógicos, sin embargo, son cambios parciales que no terminan de atender la raíz del problema sino más bien una parte. Hoy conviven en las escuelas los métodos tradicionales con los métodos emergentes.
Continue Reading →

La identidad de los jóvenes digitales

Con los cambios tecnológicos, económicos y sociales, se modifican las identidades. Bajo el paradigma moderno, estaban construidas y aseguradas a partir de la pertenencia y la relación del individuo a las instituciones (Estado y familia) que le proveía de normas y códigos comunes, y estaban ligadas a un territorio. Con la globalización y la digitalización de la cultura, la identidad se convierte en algo provisorio, fluctuante y desterritorializado.

En este escenario de cambio permanente, donde los límites entre lo real y virtual se confunden, donde la vida online crea nuevas nociones de espacio y tiempo, Gustavo Efron aborda la constitución de la identidad en los jóvenes.

Los jóvenes son el público que más consume y produce -aunque no el único- los medios digitales. Son muchos los que tienen una participación activa en comunidades virtuales de todo tipo, lúdicas, profesiones, etc. Esos entornos son también sus espacios de pertenencia. Pasan tiempo actualizando el Facebook, subiendo fotos al fotolog, comentando el MySpace de un amigo, o enviado decenas de SMS por día, por citar algunos ejemplos.

Existe toda una corriente de publicaciones que denomina a los jóvenes de esta época “nativos digitales”, una clasificación que pretende dar cuenta de la cultura audiovisual e hiperconectada, donde desde pequeños utilizaron las tecnologías digitales, y desarrollaron capacidades y habilidades para operar con esas herramientas que las generaciones anteriores no tuvieron. Entre sus habilidades se destaca la intuición en el uso y manejo de los dispositivos que van apareciendo en el mercado, la rapidez con que se comunican con sus amigos y el multitasking, es decir, la capacidad de hacer varias tareas al mismo tiempo (ver TV, chatear, estudiar, conversar con alguien en persona, etc).

Ahora bien, esta categoría de “nativo digital” que acuñó Marc Prensky en el 2001 estaría pasando por alto algunas cuestiones como ser el nivel socioeconómico al que pertenecen los jóvenes, que daría como resultado diferencias en el desarrollo de capacidades cognitivas limitadas a las posibilidades en el acceso a las nuevas tecnologías. Un factor clave que no descuidó Gustavo Efron en su texto Jóvenes: Entre la cultura cibernética y la cultura letrada.

Podríamos agregar que la categoría nativo digital explica la identidad de una generación a partir de supuestas habilidades que “traen consigo”, pero no tiene en cuenta la evolución de las mismas en el cambio mediático. El binarismo entre nativo e inmigrante es utilizado por los propios inmigrantes, para explicar un contexto que no es natural para ellos.

A la brecha generacional podríamos sumarle una nueva brecha que se da en relación a la educación, que es lo que David Buckingham llamó “la distancia entre lo que sucede dentro de la escuela y fuera de la escuela”, en la vida cotidiana de los jóvenes.

Mientras la escuela siga abordando a las tecnologías como cajas negras, como catedrales inaccesibles del conocimiento digital, se está perdiendo la oportunidad de alfabetizar más en las habilidades sociales que hoy necesitan los jóvenes para participar en sus comunidades, virtuales y físicas, y además para asimilar de una manera crítica los medios que consumen diariamente.

La identidad de los más jóvenes está tan en juego como la identidad de quienes los estudian como si la era postindustrial no los afectara. Enrolar a toda una generación con una etiqueta como la de nativos digitales que connota prácticamente un cambio de ADN (un postADN), disrupciones neuronales, biológicas, motrices y sociales, está más relacionado con la crisis de las identidades de quienes observan que con aquella de quienes están siendo observados.

Las instituciones educativas que habitan los más jóvenes están repletas de tecnologías que fueron naturalizadas y apropiadas, perfeccionadas y expandidas por modelos pedagógicos que evolucionaron durante décadas. La relación del proceso de enseñanza y aprendizaje con las tecnologías es tan extensa como la historia de la educación formal.

La identidad, siempre, pero más todavía en una época de aceleración de los cambios de hábitos y las formas de consumo cultural, es un proceso, no un objeto inmóvil al que se puede caracterizar. La identidad de los jóvenes evoluciona en forma reticular y las tecnologías digitales y nuevos medios tienen un papel sustancial en esos procesos. No tanto como un motor del cambio, sino como un catalizador de la transformación de la vida cotidiana que todos experimentamos.

Posts relacionados
Cultura de la participación
La catedral y el bazar: letrados y amateurs