Category archives: Historia

Mambo moche, cultura chimú

De Lima hasta Tumbes, sin saber demasiado a priori sobre el pasado preincaico, -a excepción de diapositivas dispersas en clases de arte precolombino-, el recorrido interminable de la Panamericana Norte, señalaba las huellas del camino mochica dos mil años atrás. La tan querida wikipedia y el mapa turístistico de Trujillo, también hicieron lo suyo a la hora de direccionar mis intereses.

Chan Chan, una ciudad construida íntegramente de adobe entre los siglos IX y XV dc, a 2 km del mar -una maravilla cultural que ya forma parte del paisaje natural- era un punto ineludible en la geografía local para visitar a la vuelta de la playa. Siendo un lugar tan grande y con tantos puntos por recorrer visité primero el Palacio Tschudi, un lugar emblemático donde residía la nobleza y sacerdotes de la cultura chimú, y luego para atrás en la historia, visité las huacas del sol y la luna, el lugar sagrado de la cultura moche.

Los dos lugares me parecieron increíbles, pero me gustó un poco más Chan Chan, ya que al ser regenteado por el Estado todo era más relajado y sincero, mientras que las huacas, propiedad de la cervecera Backhus, convertían al lugar sagrado en algo más marketinero y por tanto superficial. Sumado a esto, encontré en Chan Chan una guía copada que resistió a todo tipo de preguntas que la alejaron del estereotipo del guía repetitivo y aburrido, para aportar datos interesantes más allá de lo estrictamente pautado.
Continue reading →

El AVE y la Sagrada Familia

SOS Sagrada Familia se opone a que el AVE pase por debajo de la Sagrada Familia, ya que estaría poniendo en peligro el edificio de Guadí. En internet circula un video ficticio donde ponen de manifiesto el daño que el paso del tren de Alta Velocidad ocasionaría sobre este monumento histórico.

El positivismo en este blog

Cuando en Diciembre de 2005, uno de los primeros posts que escribía era el Positivismo en América Latina (a partir del texto de Oscar Terán) no imaginé que un año y medio más tarde sería una de las entradas más visitadas de la bitácora. Yo cuando miro esos viejos escritos no hago más que pensar el puente que se tendió entre el pensamiento latinoamericano (que formaba parte de mis intereses iniciales) y las tecnologías digitales que están en el corazón de las actuales preocupaciones. Un itinerario larguísimo!!

Y dentro de un par de meses festejamos nuestro segundo aniversario! 🙂

El grabado como forma de evangelización

Unas semanas atrás hablábamos del tema del grabado, y del momento de su incorporación a la cultura argentina a principio de siglo pasado junto con crecimiento de los medios de comunicación y la consolidación del mercado editorial. Nosotros poníamos el ejemplo de Facio Hébequer y los artistas del pueblo, de cómo utilizaban este medio expresivo en sus especies, litografía y aguafuerte, antes que la pintura de caballete, en la medida que permitía un alcance más masivo, accesible a las clases populares, coincidente con su interés de pensar un arte al servicio del pueblo.

Ahora de nuevo me vuelvo a topar con el grabado pero retrocediendo unos cuántos siglos atrás al momento de la colonización americana. Investigando sobre la llegada del arte Europeo a nuestro continente, fundamentalmente al Perú, encuentro que el grabado y -no solo la pintura- tuvo una fuerte importancia en la tarea evangelizadora que llevaron adelante las órdenes religiosas. El grabado era indispensable por su poder comunicador, en un lenguaje sencillo sin complejidades podían trasmitir los dogmas de la fe como la Eucaristía y La Santísima Trinidad.

Pero además los grabados -que venían de Amberes-, se convirtieron en una fuente de inspiración de los pintores peruanos. Eran modelos construidos especialmente para tal fin. Se creaban por encargo y tenían como finalidad contribuir a la catequización visual de las ágrafas culturas andinas.

La llegada de las imágenes al Perú se registra hacia fines del siglo XVI luego del Concilio de Trento entre 1545 y 1563. Es el momento en que España, como abanderada de la Reforma, asume frente a la Iglesia la misión de evangelizar a través de las imágenes.
Continue reading →

Hallazgo arqueológico en Perú

Fueron descubiertas veinte tumbas de la cultura Sicán en el norte de Perú, en la región de Lambayeque. Se hallaron artefactos de plata, oro y bronce, de esa cultura que floreció entre 750 a.C. y finales del siglo XIV. Entre estos había petos, máscaras y objetos de cerámica, además de una docena de cuchillos ceremoniales tumis, uno de los símbolos de Perú.

El antropólogo a cargo de las excavaciones es un japonés Izumi Shimada. Y se cree que los objetos encontrados pertenecían a miembros de una elite.

vía| BBC

Los incas y la dimensión espacio-temporal

En el texto de Colin Mc Ewan y Maarten Van de Guchte con el título “El tiempo ancestral y el espacio sagrado en el ritual estatal incaico”, publicado por La Antigua América, los autores analizan la festividad ritual del capac cocha que se llevaba a cabo en todo el imperio Tawantisuyu entre los siglos XIII y comienzos del XVI.

Era una ceremonia que realizaban periódicamente los sacerdotes incas y que abarcaba montañas, islas y santuarios religiosos dentro de la gran extensión del imperio. El ritual culminaba con el sacrificio de niños acompañados de figurillas votivas en miniatura hechas de metales preciosos en sitios cuidadosamente seleccionados a lo largo del paisaje andino; y su realización se debía a ciertas contingencias tales como guerras, muertes o enfermedades de los gobernantes, o bien para momentos especiales del año como los solsticios.

Ahora bien, para llevar a cabo este tipo de investigación, como no había material sobre el Perú anterior a la llegada de Pizarro al territorio incaico, los autores se valieron de relatos literarios, crónicas de los españoles (ya que estos tenían una gran curiosidad hacia estos rituales), y además de los hallazgos arqueológicos que se fueron realizando hasta el día de hoy.

Ahora bien, ¿en qué consistía el ritual capac cocha?

El ritual como dije antes abarcaba las cuatro regiones del Tawantisuyu. Cada aldea de esas cuatro direcciones enviaba a Cuzco uno o dos niños entre 6 y 10 años -aunque ahora ya se estima que tenían entre 8 y 15 años-. Eran niños bellos y libres de todo defecto. Cuando llegaban a la ciudad, a la plaza principal, al ushnu (centro simbólico del universo incaico)eran recibidos por el Inca y los sacerdotes, quienes sacrificaban animales selectos y presidían el matrimonio simbólico de niñas y niños. Daban dos vueltas alrededor de la plaza. Y luego los niños, los sacerdotes y una comitiva de acompañantes emprendían el viaje de regreso a sus hogares (ahora se cree que los niños permanecían un tiempo en Cuzco antes de emprender la vuelta). Al retornar no debían tomar el camino real, el camino del inca como a la ida, sino que debían emprender uno nuevo, en línea recta por el territorio accidentado, cruzando valles, ríos y montañas.

Cuando llegaba a sus aldeas eran bien recibidos por su gente. Los alimentaban, les daban chicha (una bebida de maiz fermentado) hasta emborracharlos y luego los enterraban en zonas altas, en medio de ofrendas ricas para la ocasión. Los últimos hallazgos arqueológicos han comprobado que morían con el estómago lleno, y la chicha era para que no pasaran frío y la muerte llegara sin darse cuenta.

Los relatos literarios ponen el acento en las ofrendas que acompañan a los niños. Eran ofrendas en miniatura en metales preciosos, conchas marinas y textiles. Los hallazgos arqueológicos han encontrado las sepulturas infantiles y los objetos que los acompañaban intactos.

Continue reading →

Homenajes

El portal www.diariochebolivia.cubasi.cu lanzó una página web en homenaje al Che, y durante todo un año, subirá cada día extractos de los diarios del Che en Bolivia.

Por suerte antes de emigrar de la Facultad de Humanidades, me llevé una buena caja de herramientas, entre las cuales estaban las lecturas de los escritos de Guevara y un estudio exhaustivo de José Carlos Mariátegui. Y esto gracias al trabajo de una estudiosa del pensamiento latinoamericano como es Gladys Rimini. Ella fue quien me acercó a las lecturas de autores que marcharon a contrapelo de ciertas tendencias epocales.

Gladys fue y sigue siendo una de mis mejores profesoras, de las más estudiosas y profesionales que conocí, pero además una excelente persona, amiga y consejera. Y a ella también rindo homenaje.