Category archives: Nuevos Medios

Medios digitales y transmedia

Por Mariel Ortolano y Lorena Betta

1. El Hipertexto y la Profundidad de la Lectura

Si bien los términos “hipertexto” o “hipertextualidad” se utilizan en el ámbito de los estudios semióticos para designar los textos que implican la reelaboración de otros que operan como modelos de base (hipotextos), el mismo término se utilizó desde la década de los sesenta para designar al texto digital.

HiperLa noción de un sistema de almacenamiento de documentos que cada usuario pudiera interconectar según sus necesidades y que pudiera dar lugar a la creación de otros fue propuesta por el ingeniero en informática Vannevar Bush[1], idea que expuso en un artículo de 1945 y que derivó en un primer sistema de archivación al que denominó Mémex. En 1965, el ingeniero norteamericano Théodore Nelson[2] retomó la propuesta de Bush y realizó dos aportes muy importantes: el primero: la invención de un sistema de archivación de información que dio origen a la actual Internet. Su sistema, al que bautizó Xanadú, permite la transmisión de documentos interconectados. La estructura de Xanadú fue concebida como una red destinada a “proveer millones de documentos a millones de usuarios que en forma simultánea siguen las conexiones y las ventanas a través del cuerpo de un hipertexto en continuo crecimiento”. El segundo aporte, fue el haber empleado por primera vez la palabra “hipertexto” para designar al texto electrónico. Al hacerlo, se refería a una nueva modalidad de escritura en computación, según la cual cada unidad textual podía dar paso a un acceso no secuencial. Nelson retomaba entonces ideas ya expuestas por Vannevar Bush en relación con el modo con que pensamos y la posibilidad de crear un sistema que funcionara como correlato de ese modo de pensar: para Nelson (que retomaba idas del artículo de Bush “As we may think”), el pensamiento y el habla son intrínsecamente hipertextuales: solo cuando escribimos reordenamos las ideas que en nuestra mente surgen de manera desordenada y las colocamos en la secuencia requerida por la lengua escrita. El texto, según Nelson, puede ser comprendido sólo como una estructura en evolución, que se construye como nuestro fluir de pensamiento: trozos de ideas, fragmentos de imágenes que van armándose hasta constituir una entidad que evoluciona y muta permanentemente. A partir de esta idea de Nelson, el término “hipertexto” se aplicó en el ámbito de la informática y de las ciberculturas a toda producción de textos que no fuese lineal o secuencial.
Continue reading →

El acto de leer es con otros

El argumento que sostiene que las nuevas generaciones no leen, por vivir en una época donde predomina lo visual por sobre lo textual, se suspende ante la emergencia de nuevas prácticas que se instalan en la cultura juvenil, con una retórica celebratoria del acto de leer y la experiencia compartida de “ser lector”.

GENERACIÓN BOOKTUBER

Surgen de un grupo de blogueros muy activos entre 15 y 25 años, que comparte la pasión por la literatura, y desde ahí producen videos caseros relatados en primera persona que luego publican en Youtube, con reseñas o críticas de los libros que leyeron.

La arquitectura del contenido que organiza esta red, se basa en la utilización de categorías como: “Book Houl”, “Wrap up”,”Top ten”. Bajo estos conceptos pueden revisar los libros consumidos durante el mes, o bien los acumulados durante un período determinado, y además, armar si lo desean una jerarquización personal con cada obra literaria.

Continue reading →

El lenguaje multimedia en la enseñanza

Multimedialidad, convergencia, interactividad, son algunos de los conceptos que más se escuchan a la hora de hablar de las características de la comunicación digital contemporánea.

En el diseño curricular correspondiente a la formación docente en el Nivel Inicial y Primario, es un eje temático para ser incluído en el espacio “Medios Audiovisuales, TIC y Educación”.

Les dejo la planificación de una propuesta didáctica que se puede aplicar a distintos niveles educativos, y que tienen que ver con la alfabetización mediática, con el análisis de los distintos lenguajes presentes en las plataformas de comunicación que más consumimos a diario, y la posibilidad de producir nuestros propios contenidos para llevar al aula.

Los autores que construyen nuestro marco teórico de referencia en materia de “alfabetización mediática” son Inés Dussel, Gunther Kress, David Buckingham, Myriam Southwell.

10 formas de pensar/hacer la tecnología en la escuela

Aquí comparto una lista de 10 modos de enfocar a la innovación tecnológica en el aula que intento tener en el radar.

1- Importan más los intereses y necesidades de los profesores y alumnos en relación a las tecnologías, que los propios.

2- La innovación tecnológica tiene que estar sustentada en un proyecto. El fetichismo instrumental, a la larga, se vuelve estéril.

3- Los agentes de la innovación son los docentes y alumnos, no la tecnología. Los bazares de hardware terminan volviéndose objetos intocables y desaprovechables.

4- La brecha digital es más profunda que la de nativos e inmigrantes digitales. En el aula se abre un larga lista de niveles de apropiación y uso de las tecnologías que no encaja en los grandes relatos.

5- Nunca es proporcional los niveles de apropiación de las tecnologías con el equipamiento tecnológico de la escuela.

6 – Los sujetos innovadores son los que se colocan en el lugar del ignorante para volver a aprender con nuevas prácticas en un contexto diferente.

7- Entendemos que un recurso tecnológico funciona, cuando su utilidad dentro del proceso de enseñanza aprendizaje se transparenta.

8- No hay apropiación de la tecnologías si primero no la ligamos a la afectividad. Las tecnologías del conocimiento y la comunicación, son también tecnologías de la sociabilidad.

9- Innovar no es trasponer la información de un viejo a nuevo soporte. No se trata de copiar el contenido de un libro en un blog, sino entender qué elementos nos dan los nuevos medios para repensar el contenido de un libro.

10 – Cada medio implica un nuevo lenguaje y formas distintas de codificación de la cultura. Entender esto, es un buen punto de partida para evitar el instrumentalismo tecnológico.