Category archives: Vergüenza ajena

Blogofóbicos

El sábado salió una nota en la Ñ que escribe Horacio Gonzalez sobre la pregunta por el futuro de los blogs. El blog no tiene futuro sentencia el autor, comparando el formato con la vieja carta de lectores. Su preocupación se orienta hacia la proliferación de textos por fuera de las institucionalidad, la inminente muerte del autor, de las lenguas vivas, de la escritura, de la libertad, bla bla bla.

El artículo definitivamente no tiene goyete. Apesta y empalaga leer el tono altamente reaccionario de sus palabras en relación a las nuevas tecnologías. En realidad no se puede esperar otra cosa de un tipo que hace más de un año fue citado y criticado en más de un blog de tecnofóbico, por creer que las tecnologías volverían vulnerables las tradiciones culturales que condensan instituciones bicentenarias. Esto fue a raíz de la renuncia de Horacio Tarcus como sub director de la Biblioteca Nacional, quien explicaba en una carta sus disidencias con la dirección en relación a estas cuestiones.

En realidad este artículo y su sentencia al fenómeno de los blogs, sólo puede entenderse teniendo en cuenta el impacto que tuvo primero en la blogósfera y luego en la prensa gráfica, su política reaccionaria en su cargo como director de la Biblioteca Nacional y la discusión pública que se generó con Tarcus con su renuncia.

Este tipo de textos van derecho a la categoría vergüenza ajena. 🙂

Piratas

No me acuerdo cómo, pero dí con un blog que se llama Tucumán Arde y que es el nombre de un programa de Radio Nacional de Tucumán.

Allí encontré que habían tomado un artículo mío que escribí en este blog y también en Interlink Headlines News, sobre el proyecto contrainformacional Tucumán Arde que llevaron a cabo artistas de Rosario y Buenos Aires. Hasta ahí todo bien porque los contenidos de este blog están bajo dominio público, con lo cual pueden hacer con el artículo lo que quieran. Mi sorpresa llegó cuando encontré en el sitio el aviso legal que decía los contenidos del blog estaban protegidos por la licencia copyright. Eh? Perdón, todo bien con el copypaste, pero no me vengan con el rollito legal. No me cambien las reglas del juego. Eso es piratería!