Curaduría de contenidos o consumo crítico

La curaduría forma parte de una práctica intelectual que proviene del mundo del arte. En los museos, por ejemplo, el curador de una exposición tiene una función clave en la presentación de la obra. No es un artista sino alguien que decide qué recorrido hacer de toda la obra; con una función más bien intelectual sobre la producción artística.

En los últimos años, con la democratización del acceso a Internet y el crecimiento exponencial de la información en las Redes, hizo que la curaduría se convirtiera en una práctica de organización y selección, donde los usuarios tienen una participación activa en la construcción de sus propios recorridos. El content curator explora para seleccionar, agregar, filtrar, compartir y dar sentido a la información más relevante para una comunidad.

El curador organiza el caos, la “infoxicación” (intoxicación informativa), en términos de Alfons Cornella. Tenemos más información de lo que humanamente podemos procesar. Para este autor una manera de resolver este tema es “diseñar instrumentos para reducir el ruido informacional que recibimos, y aumentar la productividad del tiempo de atención de que disponemos”.

En la Red se van reinventando formas de seleccionar la información, y existen cada vez más filtros en los buscadores, y herramientas que permiten “curar” o seleccionar la información de acuerdo a una amplia variedad de criterios. En nuestro rol docente también debemos elaborar nuestros propios filtros de acuerdo a nuestro espacio curricular o campo de trabajo.

El curador es quien organiza, presenta un recorrido y comparte con su audiencia información que considera valiosa sobre un tema.

El periodismo on line está poniendo en práctica la curaduría. Sus plataformas utilizan cada vez más contenidos disponibles, no solamente los contenidos de los cables, sino que están nuevos criterios de organización (imagen del día, videos más vistos, etc) para brindar una dieta informativa lo más completa y variada posible a su audiencia. Hagan el ejercicio de observar los medios periodísticos en la Web que toman información de diversas fuentes, incluso que no son propias, y aplican filtros de selección.

La práctica curatorial es parte de otra práctica muy extendida en la cultura digital como es el Remix. Eduardo Navas distingue la cultura remix del remix propiamente dicho.

La cultura remix se define “como la actividad global que involucra el intercambio creativo y eficiente de información posibilitado por las tecnologías digitales basadas en las prácticas de cortar/copiar y pegar. El concepto de Remix, utilizado con frecuencia en la cultura popular, deriva del modelo de los remezclas musicales que se produjeron a fines de la década de 1960 y principios de la siguiente en la ciudad de Nueva York, con raíces en la música de Jamaica. Hoy, el Remix (la actividad de tomar muestras de material preexistente para combinarlas en formas nuevas y personales) se ha extendido a otras áreas de la cultura -incluidas las artes visuales- y juega un papel vital en la comunicación masiva, especialmente en la Internet.”

El remix tiene que ver con la postproducción, hace referencia a la mezcla y remezcla de piezas musicales preexistentes sin barrer con el “aura” de la obra de arte. La creatividad pasa por cómo buscar conexiones en aquellas obras y otorgarle nuevos sentidos.

Escribe Francis Pisani en un artículo publicado en un medio periodístico: “el éxito del concepto en el mundo digital procede de dos dimensiones de la web: la posibilidad de enlazar fragmentos de información y la facultad de copiar ad infinitum sin alterar el original.”

El remixado, esta operación cotidiana de los internautas de reutilización y recontextualización de la información y los contenidos disponibles en la Red, produce también inconvenientes en relación a la propiedad intelectual de los contenidos. El autor de un contenido o la fuente que recupera ese contenido, muchas veces se pierde en el camino.

Es muy común encontrar circulando en las redes contenidos que no se saben quién los produjo, por qué, para qué. O tampoco se cita la fuente. Es muy importante para la práctica de la curaduría y del remix observar cuáles son las atribuciones de una obra o contenido.

Es parte del consumo crítico, el correcto uso de las fuentes de información a través de la verificación de qué tipo de atribuciones tiene el contenido. Como docentes debemos tener conocimiento de la procedencia de las fuentes para citarlas correctamente, y alfabetizar a los estudiantes en la práctica responsable del uso de la Red.

El docente-curador

4841396886_6a5b57f1d8_zDurante la primera década del siglo XXI la Web conoció un crecimiento descomunal del volumen de información. La Web 2.0, es una denominación utilizada para esa etapa de su desarrollo, asociada al surgimiento de plataformas y servicios en línea, muchos de ellos gratuitos, con el objetivo de que los usuarios suban sus contenidos a la red y lo compartan con otros usuarios.

Es la Web centrada en el usuario, y esto significa que todo el contenido que almacenan los sitios 2.0 son productos de la participación activa y el aporte de la comunidad de internautas. Por ejemplo, Youtube es hoy una gran biblioteca audiovisual gracias al aporte de millones de usuarios que diariamente suben sus videos y los comparten con sus amigos.

El docente 2.0 es un docente que está muy conectado, con una actitud proactiva en participar y navegar las redes. Usa internet para actualizarse, para producir sus contenidos o seleccionar recursos de otros para compartirlo con su comunidad, seguidores, colegas, estudiantes. Por lo general utiliza plataformas de comunicación con sus colegas o alumnos, esto es, facebook, twitter, blogs o plataformas e-learning.

Para Area Moreira el docente curador se define “un agente o sujeto al que se le reconoce prestigio, autoridad o reputación como especialista que filtra y distribuye información con valor sobre un campo o ámbito temático específico”.

Este rol no es algo que se construye de un día para el otro, lleva tiempo introducirse en esta actividad, por cierto, muy laboriosa, de buscar, seleccionar fuentes diversas, validarlas y trazar recorridos o buscar conexiones entre ellas.

*La primer imagen pertenece a la autora del sitio y la segunda imagen fue tomada del sitio del artista Christopher Baker

3 comments on “Curaduría de contenidos o consumo crítico

  1. la curaduría de contenidos o como obtener beneficios por el trabajo de otros o el conocido te la llevas fácil…..

    Entiendan que la curaduría no debe ser información nueva solo una recopilación, lo mejor es ir a la fuente originaria.

Leave a Reply

Your email address will not be published.