Tag archives: Henry Jenkins

Cultura de la participación

“La interactividad es propiedad de la tecnología, mientras que la participación es propiedad de la cultura”

Para Henry Jenkins la palabra convergencia puede describir cambios tecnológicos, industriales, culturales y sociales según quiénes hablen y de aquello de lo que crean estar refiriéndose.

Con “convergencia mediática” se refiere al flujo de contenidos a través de múltiples plataformas mediáticas, la cooperación entre múltiples industrias mediáticas y el comportamiento migratorio de las audiencias, dispuestas a ir casi a cualquier parte en busca del tipo deseado de experiencias de entretenimiento.

En su libro propone ejemplos contundentes tomados de la cultura popular para pensar en las transformaciones culturales que se dan con los cambios tecnológicos ligados a la convergencia mediática. Algunos casos: Matrix, Twin Peaks, Star War, donde las historias se despliegan en un universo “transmediático”, en una variedad de lenguajes, formatos y plataformas.

Para el autor, en este escenario de complejidad, las narraciones ya no están en manos exclusivas de un número pequeño de corporaciones, sino que son los propios ciudadanos quienes tienen la posibilidad de tomar también el control de los medios y contar sus propias historias de una forma diferente y en un contexto diferente.

El concepto de Pierre Levy sobre inteligencia colectiva significa que “ninguno de nosotros puede saberlo todo; cada uno sabe algo; podemos juntar las piezas si compartimos nuestros recursos y combinamos nuestras habilidades. La inteligencia colectiva puede verse como una alternativa de poder mediático”.

Jenkins encuentra en el concepto de inteligencia colectiva de Pierre Lévy el enfoque de las dimensiones sociales de las comunidades de fans. La inteligencia colectiva no brota de la nueva configuración tecnológica, sino más bien algo hacia lo que debemos encaminarnos y luchar por alcanzar. El mundo de los fans es uno de esos espacios donde la gente está aprendiendo a vivir y a colaborar en una comunidad de conocimientos. Levy ofrece un modelo para una política basada en los fans.

En el libro Confronting the Challenges of Participatory Culture: Media Education for the 21st Century que se publicó recientemente por MacArthur Foundation, Jenkins aborda las nuevas alfabetizaciones de la educación en los nuevos medios, donde propone hablar de culturas participativas y no tecnologías interactivas.

“Participatory culture is emerging as the culture absorbs and responds to the explosion of new media technologies that make it possible for average consumers to archive, annotate, appropriate, and recirculate media content in powerful new ways”

Por lo general es más común encontrar a los jóvenes involucrados en lo que llamamos culturas participativas. Las encontramos en las comunidades virtuales donde los usuarios con intereses comunes, producen, comparten, colaboran, intercambian conocimientos. En este escenario, los jóvenes hacen sus propios aportes con elementos que mezclan o recrean de los viejos y nuevos medios. La autopista que conecta los contenidos de los medios tradicionales con los medios digitales ya no tiene restricciones. Los ejemplos más claros de participación activa en la red los encontramos en Twitter, Facebook, o proyectos colaborativos como Wikipedia, o repositorios de videos como Youtube. En ese sentido, el proyecto Lostpedia, una enciclopedia colaborativa coproducida por los fans de lost, es quizá uno de los emblemas de la cultura de la convergencia que cita Jenkins una y otra vez en sus conferencias y artículos.

Es esa dirección también habla Mirta Varela en el libro El fin de los medios masivos cuando se refiere a la coexistencia e hidridación o mezcla entre géneros como Internet y televisión, y el ejemplo de Youtube como la expresión contemporánea por antonomasia de la “cultura amateur.” La novedad no está en el contenido, y tampoco en la tecnología, sino en el contexto de circulación y distribución en el que se despliegan esos textos. Es Youtube un ejemplo de la posibilidad que abre la Web de conexión con otros, del consumo y producción en red y de forma colaborativa.

La televisión por Internet supone para el usuario el adquiera competencias y habilidades apropiadas moverse en un entorno cuyo funcionamiento es diferente, y donde la emisión y recepción está descentralizada y distribuida.

En este sentido, el planteo de Jenkins es que la educación del siglo XXI debe atender estas habilidades sociales necesarias para que los estudiantes puedan desenvolverse en la cultura participativa. Ello implica no desechar las habilidades heredadas de la cultura de la imprenta, sino ampliarlas a las vienen con la cultura visual, digital y audiovisual.

La catedral y el bazar. Letrados y amateurs

Nuevos aprendizajes: del consumo a la producción

“La interactividad es propiedad de la tecnología, mientras que la participación es propiedad de la cultura” Henry Jenkins

448-6 Estuve leyendo un pequeño libro de Henry Jenkins, Confronting the challenges of participatory culture. Media Education for the 21st Century, editado por la Fundación Mac Arthur en el 2009.

En el capítulo ¿Qué deberíamos enseñar? Repensando la alfabetización, el autor plantea como punto de partida su desacuerdo con la definición de la alfabetización del siglo XXI del New Media Consortium (2005), esto es: “21st century literacy is the set of abilities and skills where aural, visual, and digital literacy overlap. These include the ability to understand the power of images and sounds, to recognize and use that power, to manipulate and transform digital media, to distribute them pervasively, and to easily adapt them to new forms”.

-Para Jenkins la alfabetización mediática del siglo XXI debe tomar en cuenta tanto la cultura de la imprenta, como también la cultura visual, digital y audiovisual. La idea es que los jóvenes expandan las competencias, y no que reemplacen las viejas por las nuevas. Para ser parte de la cultura participativa tienen que saber leer y escribir.

-En cuanto a las habilidades técnicas, si bien, son también necesarias para que los estudiantes conozcan cómo acceder a la información, sepan utilizar un programa, manejen una cámara, sepan programación básica, etc, no son suficientes. Centrarse en la alfabetización técnica es para Jenkins, como confundir la “caligrafía con la composición”. La tecnología está siempre cambiando (antes la sala de mecanografía, ahora de la sala de computación y pronto devendrá en otra cosa). Los estudiantes necesitan adquirir una comprensión básica de las formas en las representaciones mediáticas estructura de nuestras percepciones del mundo.

-Del mismo modo, las nuevas alfabetizaciones mediáticas deben concentrarse en habilidades sociales y no individuales (como ha desarrollado la educación formal hasta el momento), a los fines de interactuar en comunidades más grandes.

El libro es bien interesante. El autor hace foco en el concepto de cultura participativa, y no en la tecnología interactiva como lo aclara al inicio. “La interactividad es propiedad de la tecnología, mientras que la participación es propiedad de la cultura”. El término participación atraviesa las prácticas educativas, los procesos creativos, la vida comunitaria, la ciudadanía democrática.”

We are moving away from a world in which some produce and many consume media toward one in which everyone has a more active stake in the culture that is produced…

En este sentido, el objetivo del libro es aportar ideas para el desarrollo de competencias en los estudiantes que promuevan la cultura participativa. Las competencias son las que siguen:

skills

Sobre cada habilidad, el autor suelta ideas sobre cómo se puede desarrollarlas en el proceso de enseñanza aprendizaje, de manera tal que los estudiantes puedan convertirse en participantes, y no sólo consumidores, de la cultura de la convergencia mediática.

Entre los ejemplos encontramos tips sobre cómo se puede desarrollar el aprendizaje a través del juego un profesor de historia para enseñar sobre la segunda guerra mundial. O cómo podría aprovecharse la navegación transmedia en clases de literatura o de idioma. O cómo el profesor de geografía puede aprovechar el networking.

Convergencia

Una de las ideas principales de Henry Jenkins en La cultura de la convergencia de los medios de comunicación, es que los medios no mueren. Lo que mueren son las herramientas para acceder al contenido, lo que se llama tecnologías de la distribución. En este sentido la evolución de los medios no se reduce a un cambio tecnológico, sino que tiene que ver con las formas culturales de apropiación de esas herramientas para la comunicación.

Miren un ejemplo de los proyectos K3 a cargo de David Cuartielles, donde los estudiantes desarrollan prototipos físicos, creando un medio con nuevas funcionalidades a partir de la utilización de aparatos analógicos que están fuera de circulación como es un walkman de cassette. En este caso, se le agrega a arduino + acelerómetro + sensor.

Más sobre Arduino.