Tag archives: Redes sociales

Redes sociales y educación

Entrevista a José Luis Orihuela para Red de Escuelas.

Con la creciente presencia de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana, y la expansión de la digitalización hacia todos los campos de desarrollo humano, hemos visto emerger problemas relativos a la seguridad y privacidad de las personas. ¿De qué manera consideras que estas problemáticas deberían ser abordadas en el ámbito educativo?

Hay que examinar con los alumnos las condiciones de servicio de las redes sociales en las que aspiran a integrarse y hay que enseñarles a configurar debidamente las opciones de privacidad de sus datos personales, fotos y vídeos. Sería bueno debatir con ellos acerca de la importancia de seleccionar con criterio a la gente que se acepta como amigos en una red social y animarles a considerar las repercusiones de la conducta online sobre la construcción de su propia identidad y reputación en la red.

A partir de tu experiencia de trabajo con las tecnologías en el aula, ¿cuál es el criterio pedagógico que utilizás en tus clases para acercar a tus alumnos a la utilización creativa de las nuevas tecnologías?

Procuro usar tecnologías transparentes, intuitivas, gratuitas y basadas en la web, aliento a los estudiantes a escribir acerca de lo que les apasione, y establezco objetivos o problemas prácticos que complementen, a modo de aplicación, los temas que se abordan en las sesiones teóricas.

¿Qué aportes significativos consideras que proporcionan las redes sociales a la dinámica de la institución escuela en su misión de formación cívica y social?

Las redes sociales en línea permiten generar nuevas sinergias entre los miembros de una comunidad educativa, facilitan la circulación de información, la organización de eventos, el compartir recursos y sobre todo, proyectan y consolidan las relaciones interpersonales una vez que se han terminado los estudios.

Del mismo modo que ocurrió en su momento con la Web, y posteriormente con los blogs, ahora hay que integrar a las redes sociales en línea entre las herramientas básicas de alfabetización digital en todos los niveles de enseñanza.

Viaje en tag

Tag Galaxy es un viaje fotográfico en 3D que funciona con el combustible de los tags, con los que los usuarios organizan y comparten sus fotos en flickr. Combo web 2.0 + 3D = formas nuevas de visualización de la producción social de la información en la web.Vía. Gracias Pablo.

Artísticas en red

Estoy desatendiendo un poco alma matinal, y gastando mi tiempo en poner en órbita el Blog de las Escuelas Artísticas de la Ciudad de Buenos Aires. Es un espacio que estoy abriendo con el objetivo de trazar el recorrido por las instituciones educativas, junto a los docentes, trabajando en la inclusión de las TIC’s a la práctica pedagógica.
De a poco va tomando color. Desde ahora también podrán encontrarme aquí. Todo esto en función de una mejor organización de la información para que constituya un espacio que acompañe el proceso de enseñanza aprendizaje.

De texto a podcast

Encontré una herramienta web 2.0 que puede resultar muy útil para el trabajo pedagógico.

YAKIToMe! es un conversor de texto a voz, que se puede elegir el idioma de salida del mp3 que uno desee. Entre sus funcionalidad tiene canales rss y cada audio genera palabras claves para facilitar su comprensión. Sube pdf, txt, word, etc.

Probé convertir un pdf a voz y salió con muy buena calidad. Desde aquí se puede escuchar el libro “El elogio de la sombra” de Junichiro Tanizaki que acabo de subir.

Museo delivery

El Museo de Arte Moderno de San Francisco crea un nuevo servicio para ganar más visitantes: ofrece a los internautas descargas on line de videos de artistas, que ofician de descuento luego a la entrada del museo.

Las redes sociales son otros de los entornos en los que buscan insertarse las instituciones culturales para estar a la altura de los tiempos. Para los museos emergentes o que no están en el circuito de los reconocidos, utilizar la web social les viene fantástico para tener visibilidad en la red como también para innovar en sus propuestas. El proyecto Museo Libya 2.0 es un ejemplo en este sentido, cuyos autores además he tenido la oportunidad de conocerlos en el Medialab de Madrid en las jornadas de inclusiva-net el año pasado. Y en mayo pasado del 2007, el museo suizo L’Elysée hizo una exposición con fotografías tomadas por amateurs con cámaras digitales, bajo la consigna “hoy todos somos fotógrafos”.

Ética hacker made in Rosario

Ética hacker made in Rosario es una nota que fue escrita para el diario La Capital de Rosario hace unos meses, pero que no fue publicada allí por considerarla “compleja”, Pablo la reproduce en su blog. El artículo hace repaso por la experiencia de Compartiendo Capital. Sus inicios, sus impulsores, intereses y objetivos de esta plataforma donde una comunidad de artistas hackers comparte procesos más que resultados. Cuenta además con una columna de Reinaldo Laddaga, el autor de Estética de la emergencia.

Todo ello a partir de un libro que se publicará en unos meses sobre la experiencia de los rosarinos, en el cual participaremos, junto a otros intelectuales y artistas, con un capítulo.

Nuevos formatos, viejos conceptos

Uno de los temas que se viene discutiendo en la blogósfera desde hace unas semanas, es el tema del Cánon Digital en la Argentina que instaló el diputado Claudio Morgado en labarbarie.com.ar, y que se trata de la posibilidad de aprobar una ley que consistiera en colocar un gravamen a la copia privada para compensar los derechos intelectuales (fonográfico, de producción,etc,) de los autores.

Lo que más me resulta curioso, es cómo este tema repone una discusión más profunda de fondo al interior de la red, y es lo que lo que entendemos por la “política” y “democracia”. A veces se naturaliza demasiado estos conceptos, se lo asocia a acepciones vencidas o desgastadas, y se cree que en la red funciona del mismo modo.

Escuchamos muchas veces la palabra diálogo, debate, discusión, y por supuesto todo tiene que desembocar en otro concepto que es el que más me molesta escuchar o leer: consenso. Cito un pasaje de un post de la barbarie de lo más bárbaro: Lo habitual en este blog es que tiremos un ladrillo y en los comentarios nos la devuelvan redonda. Esta vez creíamos que estábamos haciendo un partido aceptable y nos empezaron a caer pedazos de mampostería, las plateas y los paraavalanchas de punta.

:/ A ver si entiendo lo que quieren decir. 1) Se marca la cancha, si o no al cánon, 2) discutamos, opinemos, charlemos, esto es, comentemos en este espacio sobre lo que se proponen discutir, 3) favor de consensuar.

Pregunto: ¿los canales de democratización que abre las redes sociales funcionan necesariamente de esta manera? ¿La política de la red está sostenida sobre esta dinámica?

Porque si hay algo que potencia la red es la de redefinir la política y el espacio público. Justamente cuando hablamos del universo caótico de la red, tiene que ver con una multiplicidad de formas de sociabilidad diferentes, de formas de organización social “desorganizadas” (en el sentido lasheano), de formas distribuidas -y no centralizadas- de producción y circulación de la información.

No nos equivoquemos ni asustemos con esto, pero la dinámica de la red tiene más que ver con el disenso social que con el viejo “consenso”. El consenso por definición anula el disenso, es la forma despótica de anular la política.

Termino citando a Jacques Ranciére en sus 11 tesis sobre la política quien echa luz sobre lo que quiero decir:

La política es una modalidad específica de la acción.

La tarea esencial de la política es la configuración de su propio espacio, lograr que el mundo de sus sujetos y sus operaciones resulten visibles. La esencia de la política es la manifestación del disenso, en tanto presencia de dos mundos en uno.

“Consenso” es el nombre vulgar de esta cancelación [de la política]

Pensando en voz alta #2

Son varios los ejemplos que registramos en la web experimentos culturales que ensayan nuevas formas de intercambio social, “traduciendo” la experiencia de las comunidades ligadas al software libre, de los valores que mueve a los hackers informáticos a otros escenarios.

La innovación, en estos casos, no pasa por la utilización de herramientas tecnológicas, sino por hacer de esas herramientas digitales engranajes de nuevas prácticas sociales. Importan más los valores que suponen la utilización de las herramientas, que las herramientas en sí mismas. Estoy de acuerdo con Rheingold cuando decía que las killer apps no vendrían en el futuro de la mano de dispositivos de hardware ni programas de software, sino de las prácticas sociales.

Creo que a la hora de pensar la innovación desde la educación por ejemplo, la discusión no puede girar en torno a la utilización de blogs o cualquier herramientas 2.0 como llaves que posicionarían automáticamente a la escuela en la sociedad de la información. En todo caso, la batalla que tenemos que darnos es al servicio de qué valores colocamos las herramientas que tenemos en mayor o en menor medida a nuestro alcance. Son ellos los que diseñarán un modelo pedagógico de cara a la innovación.

Pensando en voz alta/ Parte #1